¿Atrapada en las garras de tu ex pareja?

El maltratador te sigue maltratando a través de los hijos en común. ¡Qué no te quepa duda!

Muchas de las mujeres con hijos que nos consultan en Psicología Experta han salido de una relación tóxica y venenosa con su maltratador. Son mujeres que saben identificar las características del abuso y los rasgos de personalidad del que ejerce maltrato. Ahora bien, tengo que decirte que la mayoría de estas madres siguen atrapadas en el abuso que su ex ejerce a través de los hijos. A groso modo: a más de la mitad de estas mujeres les cuesta creer que el maltratador nunca va a ser un buen padre, y casi un 80% de ellas siguen atrapadas en la idea de que el maltrato es hacia ellas y no hacia los hijos o a través de ellos. Estás madres creen que el ex es un maltratador de mujeres pero es alguien diferente cuando se coloca en el rol de padre. Esta falsa creencia hace que el maltrato perdure más allá de la relación de pareja e incluso el abuso en el ámbito de la pareja se convierta en violencia vicaria.

¿Qué es lo que hace que estas mujeres crean que el maltrato en la pareja se corta cuando se pone fin a la relación?

En mi libro «Personas Venenosas. El maltrato que perdura más allá de la relación de pareja» te lo explico con detalle.

El personaje tóxico es siempre venenoso, y dedica su vida a fastidiarte. Una vez separada de tu pareja, es más que probable que la toxicidad de él se ejerza a través de los hijos en común. Cualquier excusa es buena: el partido de fútbol del hijo, un problema de salud, los estudios, la ropa que viste… ¡Si! no lo parece, sino que es la realidad: él te hace la vida imposible a través de los niños. Lo peor de todo es que tú no sólo eres la víctima, sinó que encima te ves atrapada y condenada a ello. ¿Cómo vas a dejar de contactar con el venenoso si es el padre de tus hijos? ¿Cómo ejercer la custodia y/o patria potestad en común? ¡Debes salir de ese bucle de preguntas que no te ayudan sino que te daña! La situación tóxica con el ex no sólo te ataca a ti, sino que va a hacer daño también, tarde o temprano, a tus hijos: tenlo claro.

Si se cortó con la relación de pareja que era dañina para la persona, ¿por qué esta última se queda atrapada luego, en una relación tóxica con la ex-pareja venenosa, en el contexto del ejercicio de parentalidad de los hijos en común?

Las causas de la perpetuación del maltrato o abuso, aunque en algunos casos sea así, no pueden atribuirse únicamente a motivos sociales vinculados a la dependencia económica de la persona respecto a su ex pareja, las dificultades personales para salir adelante (una falta de apoyo familiar/social, no tener trabajo o estudios que permitan acceder al mercado laboral, haberse dedicado durante años a la pareja y los hijos y tener que empezar “de cero”) o las secuelas a nivel de baja autoestima que años de una relación de pareja dañina ha dejado en la persona. Como decía, los motivos por los que una persona se atrapa en una relación tóxica con una pareja pero también con la ex pareja, pueden ser también de otra índole y los analizo con todo detalle en mi libro. Entre las causas «top« yo situo la disonancia cognitiva, la indefensión aprendida y el optimismo ingenuo.

Te cito otros motivos perpetuadores del maltrato:

  • Tu empatía.
  • El autosabotaje.
  • El autoengaño.
  • La disociación.
  • La dependencia emocional.
  • La vergüenza tóxica.
  • Las psicotrampas.
  • Otros factores que dependen de las características personales de la persona que es maltratada.

El maltratador es un maltratador toda su vida (a menos que sea él mismo quién desee cambiar, cosa que no es habitual que pase), entre otras cosas porque necesita de esa vitamina que es el ataque al otro para sobrevivir. El camino solamente es uno: despertarte y romper con el maltrato. Si te quedas con esta idea con la lectura de mi libro, ya me doy por satisfecha.

¿Hablamos?

Identificar a un psicópata

Me canso de ver en Psicología Experta a personas inmersas en relaciones tóxicas con personas que son verdaderos psicópatas.

Te detallo a continuación algunas de las características esenciales que hacen posible la detección de un psicópata.

  • El psicópata suele ser un ser que demuestra una despreocupación absoluta por los derechos de otras personas y por la posible violación de los mismos.
    Con frecuencia es alguien con antecedentes de dificultades con la ley, delincuencia o peligrosidad social. A veces se libra de los problemas con la justicia «gracias» a su capacidad de manipulación, la mentira o la culpabilización a terceros de sus verdaderos actos.
  • En ocasiones, el psicópata no se adapta a las normas sociales en lo que se refiere
    a los comportamientos de carácter moral, legal o ético, o cree que está por encima la ley al considerar que tiene la verdad absoluta. Bajo este pretexto, el psicópata puede realizar actos que conllevan a la detención, el encarcelamiento y/o el castigo, entre ellos, mentiras, agresiones, robos y estafas.
  • Engaña siempre con mentiras repetidas, falsación de la realidad y que el psicópata mismo se cree.
  • El psicópata suele ser un ser impulsivo y con dificultades para planificar el futuro. Vive casi exclusivamente por y para el presente (su presente). Muchas veces se mueve por la voluntad de venganza, al ser un ser altamente rencoroso y envidioso.
  • El psicópata muestra irritabilidad y agresividad, manifestadas a través de violencia verbal, reacciones agresivas físicas o ataques repetidos. Parece que no puede quedarse quieto nunca en su sed de venganza..
  • Suele ser una persona imprudente con independencia de los niveles de seguridad física y psicológica de los demás.
  • Manifiesta de manera constante
    una actitud irresponsable y/o inmadura. El psicópata fracasa de forma reiterada en el mantenimiento de un comportamiento laboral constante y en el reconocimiento de sus obligaciones económicas. Muchas veces pierde el trabajo por ser rígido en su hacer, por mostrarse agresivo con jefes o subordinados o ser absentista. Ningún trabajo parece estar «a su altura».
  • Para el psicópata toda la responsabilidad está fuera. Él nunca es responsable de nada (locus de control externo, extrapunición). No muestra ningún tipo de remordimiento. El psicópata suele ser indiferente a las consecuencias que sus actos o engaños tienen para los demás. Nunca aprende de sus errores porque no los reconoce como propios. Es posible
    que etiquetarlo como antisocial
    sea un eufemismo notable.

Mi nuevo libro ya está a la venta.
«Personas Venenosas. Tu pareja es tóxica? Y tu ex también? El maltrato que perdura más allá de la relación de pareja».

Enlace de compra en Amazon:
https://amzn.to/3zDPJkc

☎️ Hablamos? +34 666051515
📨 hola@mariajoseguarinoblaya.com
🖥️www.mariajoseguarinoblaya.com
➡️https://linktr.ee/mariajose_guarino