Graduada en Psicología, ¿debo especializarme para trabajar como psicóloga forense?

En la actualidad, un profesional con el Grado o Licenciatura en Psicología, puede ejercer como Psicólogo Forense. No existe a día de hoy una regulación legal que recoja la obligación de tener una formación específica ni qué nos habilite para el ejercicio de esta profesión, como ocurre en la rama sanitaria. No sé vosotras, pero en el currículum de mi Grado solo había dos asignaturas relacionadas con la Psicología Jurídica. Para mí, lanzarse a trabajar de perito forense sin una formación específica es más bien un suicidio profesional. Según los colegios profesionales de psicólogos, la psicología forense es el área que más denuncias deontológicas recibe. ¿A dónde quiero llegar? Por un lado, a qué es fundamental que si te quieres dedicar a la psicología jurídica y forense, realices (como mínimo) un Master sobre esta disciplina, por responsabilidad profesional y personal. Y por otro lado, me resulta urgente que España regule de una vez por todas la actividad profesional de los psicólogos forenses, requiriendo, como mínimo, dicha formación especializada en el tema. Por tanto, y respondiendo a la pregunta del título de este artículo, mi respuesta es: ¡sí!, debes especializarte en psicología forense.

Ser un experto en Psicología Forense requiere una formación especializada y extensa tanto en Psicología como en Derecho. Yo te recomiendo que te formes de la siguiente manera:

  • Formación teórica de calidad que te puede ofrecer un Máster en Psicología Jurídica y/o Forense. El Máster te orientará sobre la profesión del psicólogo forense tanto en el ámbito público como en el privado, y obtendrás también formación acerca de la jurisdicción civil, penal, social-laboral…del país en el que trabajas. El Máster también te va a dar formación práctica para la realización de las valoraciones forenses, te va a mostrar los tests más acertados, cómo realizar buenos informes periciales, cómo ratificarlos en un juicio y cómo hacer contrainformes.
  • Realización de prácticas en centros especializados en psicología forense, que te aporten experiencias de evaluación pericial, elaboración de informes, discusión forense y ratificación en juicios.
  • Formación especializada de calidad en materias más comunes en la psicología forense, como la violencia de género, el maltrato y abuso sexual infantil, la victimología, la psicología del testimonio, el funcionamiento de la memoria, criminología, incapacidades y discapacidad, guarda y custodia de menores y parentalidad, neuropsicología… Tener formación especliazada en Psicología Clínica te va a ser también de gran ayuda.
  • No te olvides de leer las guías de buenas prácticas en psicología forense disponibles en algunos colegios profesionales.

Estar bien formada es garantía de profesionalidad y buena praxis. En mi caso, y por si necesitas de mis servicios, estoy Graduada en Psicología (UOC), Psicopedagogía (UOC) y Educación Social (UB), en Barcelona. Tengo un Master en Psicología Clinica (ISEP), un Master en Psicología Forense (ISEP), y estoy especializada en dependencia emocional, autoestima y relaciones tóxicas, formándome con Silvia Congost. Realicé el curso completo de valoración de Riesgo de Violencia con el Institut de Psicología Forense de Cataluña (2022) y el Curso de Victimología (2023-24) del Colegio Profesional de Psicólogos de Catalunya, además de otras formaciones específicas en la materia que puedes consultar en mi perfil.

¿Hablamos?

¿Atrapada en las garras de tu ex pareja?

El maltratador te sigue maltratando a través de los hijos en común. ¡Qué no te quepa duda!

Muchas de las mujeres con hijos que nos consultan en Psicología Experta han salido de una relación tóxica y venenosa con su maltratador. Son mujeres que saben identificar las características del abuso y los rasgos de personalidad del que ejerce maltrato. Ahora bien, tengo que decirte que la mayoría de estas madres siguen atrapadas en el abuso que su ex ejerce a través de los hijos. A groso modo: a más de la mitad de estas mujeres les cuesta creer que el maltratador nunca va a ser un buen padre, y casi un 80% de ellas siguen atrapadas en la idea de que el maltrato es hacia ellas y no hacia los hijos o a través de ellos. Estás madres creen que el ex es un maltratador de mujeres pero es alguien diferente cuando se coloca en el rol de padre. Esta falsa creencia hace que el maltrato perdure más allá de la relación de pareja e incluso el abuso en el ámbito de la pareja se convierta en violencia vicaria.

¿Qué es lo que hace que estas mujeres crean que el maltrato en la pareja se corta cuando se pone fin a la relación?

En mi libro «Personas Venenosas. El maltrato que perdura más allá de la relación de pareja» te lo explico con detalle.

El personaje tóxico es siempre venenoso, y dedica su vida a fastidiarte. Una vez separada de tu pareja, es más que probable que la toxicidad de él se ejerza a través de los hijos en común. Cualquier excusa es buena: el partido de fútbol del hijo, un problema de salud, los estudios, la ropa que viste… ¡Si! no lo parece, sino que es la realidad: él te hace la vida imposible a través de los niños. Lo peor de todo es que tú no sólo eres la víctima, sinó que encima te ves atrapada y condenada a ello. ¿Cómo vas a dejar de contactar con el venenoso si es el padre de tus hijos? ¿Cómo ejercer la custodia y/o patria potestad en común? ¡Debes salir de ese bucle de preguntas que no te ayudan sino que te daña! La situación tóxica con el ex no sólo te ataca a ti, sino que va a hacer daño también, tarde o temprano, a tus hijos: tenlo claro.

Si se cortó con la relación de pareja que era dañina para la persona, ¿por qué esta última se queda atrapada luego, en una relación tóxica con la ex-pareja venenosa, en el contexto del ejercicio de parentalidad de los hijos en común?

Las causas de la perpetuación del maltrato o abuso, aunque en algunos casos sea así, no pueden atribuirse únicamente a motivos sociales vinculados a la dependencia económica de la persona respecto a su ex pareja, las dificultades personales para salir adelante (una falta de apoyo familiar/social, no tener trabajo o estudios que permitan acceder al mercado laboral, haberse dedicado durante años a la pareja y los hijos y tener que empezar “de cero”) o las secuelas a nivel de baja autoestima que años de una relación de pareja dañina ha dejado en la persona. Como decía, los motivos por los que una persona se atrapa en una relación tóxica con una pareja pero también con la ex pareja, pueden ser también de otra índole y los analizo con todo detalle en mi libro. Entre las causas «top« yo situo la disonancia cognitiva, la indefensión aprendida y el optimismo ingenuo.

Te cito otros motivos perpetuadores del maltrato:

  • Tu empatía.
  • El autosabotaje.
  • El autoengaño.
  • La disociación.
  • La dependencia emocional.
  • La vergüenza tóxica.
  • Las psicotrampas.
  • Otros factores que dependen de las características personales de la persona que es maltratada.

El maltratador es un maltratador toda su vida (a menos que sea él mismo quién desee cambiar, cosa que no es habitual que pase), entre otras cosas porque necesita de esa vitamina que es el ataque al otro para sobrevivir. El camino solamente es uno: despertarte y romper con el maltrato. Si te quedas con esta idea con la lectura de mi libro, ya me doy por satisfecha.

¿Hablamos?

La Violencia Vicaria, ¿cómo detectarla?

La violencia vicaria es aquella que tiene como objetivo dañar a la mujer a través de sus seres queridos y especialmente de sus hijas e hijos.

Existen actualmente varios estudios publicados sobre violencia vicaria. Vamos a repasarlos a continuación.

A. El estudio «Investigación-acción sobre violencia vicaria en el contexto de la violencia de género en Castilla la Mancha. Padres que lo ocupan todo. La infancia en la violencia de género y la violencia vicaria«, fecha de diciembre de 2021, sus autoras son Begoña Pernas y Marta Román y está publicado por el Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha. Entre sus conclusiones principales están las ideas de que hay que creer a las mujeres, la necesidad de escuchar y proteger a la infancia, la necesidad de actuar con celeridad y en coordinación de recursos y avanzar en términos de prevención de la violencia de género.

B. El estudio «Violencia vicaria: un golpe irreversible contra las madres» es un interesante estudio sobre este tipo de violencia en España. Esta investigación, publicada en abril de 2022 y cuya autora es Sonia Vaccaro, consistió en el estudio sobre el análisis de datos de casos de violencia vicaria extrema, es decir, “el asesinato de las hijas e hijos, para dañar de forma irreversible a la mujer”, tal y como lo define la publicación. Concretamente, analiza 51 casos de asesinatos de menores de una muestra de 400 causas. El objetivo de la investigación es conocer la realidad social de la violencia vicaria, que se define como “aquella violencia contra la madre que se ejerce sobre las hijas e hijos con la intención de dañarla”, desde el año 2000 hasta diciembre de 2021.

Las principales conclusiones que arroja este estudio acerca de la violencia vicaria en su manifestación extrema, son:

  1. Confirmación de hipótesis de estudio: «cuando un maltratador no puede acceder a la mujer para continuar el poder y el control sobre ella, ejerce violencia sobre las hijas e hijos (quienes toma como objetos), para dañarla, aprovechando que la justicia y las instituciones disocian el delito y el daño sobre la madre de la peligrosidad de quedar al cuidado y en contacto con las niñas/niños«.
  2. Datos sobre los agresores: el agresor es un hombre de mediana edad, entre 30 y 50 años, de nacionalidad española principalmente y en un 82% era el padre biológico de los/as niños/as que asesinó. El nivel de estudios no es significativo, dado que en la muestra se distribuyen entre todos los niveles, al igual que la profesión. En más de la mitad de las ocasiones, se encuentra separado o divorciado (52%). Solo un 26% tiene antecedentes penales, de los cuales el 60% es por violencia de género. A pesar de ello, según el estudio, en el 74% de los casos analizados se ha identificado violencia de género. Sin embargo, de estos, en el 46% no había denuncia previa.
  3. Datos sobre el contexto: la mayoría de los asesinatos se producen cuando los padres están al cuidado exclusivo de las niñas/niños (48%), ya sea por estar en el ejercicio del régimen de visitas (44%) o de custodia compartida (4%). En lugar del asesinato principalmente es en casa del asesino (42%), sin presencia de otras personas (68%) o en presencia de la madre de los/as niños asesinados/as (16%) o de los/as hermanos/as de éstos/as (14%). En un 16% de los casos se identifica que los asesinos habían ejercido violencia previa hacia algún/a niño/a, generalmente hacia el hijo/a que luego será asesinado/a. En un 20% de los asesinatos se había alertado previamente a las autoridades del peligro y, dentro de este porcentaje, solo en el 20% de los casos se adopta algún tipo de medida de protección hacia la madre. En ninguno de los casos había una orden de protección hacia los/las niños/niñas. Los casos en los que el asesino se mata o intenta matarse después de cometer el crimen, suponen el 48% de la muestra. En el 12% casos el asesino niega los hechos cometidos.
  4. Datos sobre las víctimas: las niñas/niños tienen generalmente una edad entre 0 y 5 años de edad (64%) y el sexo parece ser indiferente. En una proporción el 18% de la muestra, los/as niños/as asesinados/as rechazaban la figura del agresor. En un 14% de la muestra las niñas y niños manifestaron síntomas de estar siendo maltratados. Estos síntomas/signos fueron principalmente cambios de conducta y quejas sobre la actitud del asesino. En un 96% de la muestra no hubo una evaluación por parte de algún/a profesional (psicólogo/a, servicios sociales, etc. sobre el estado de estos niños/niñas.
  5. Datos sobre el procedimiento judicial: del análisis de sentencias podemos decir que la condena que más se aplica en la muestra analizada es el asesinato (71%), seguido del asesinato con alevosía (23%). En un 39% de los casos se han juzgado, además del asesinato, otros delitos, en su mayoría delitos por maltrato (29%) y lesiones físicas a la mujer (24%). En un 19% de los casos se juzga además alguna tentativa de asesinato junto con el asesinato. En un 23% de las sentencias analizadas se aplica algún tipo de atenuante a los asesinos, siendo las más comunes la de alteración psíquica y confesión de los hechos. El agravante de parentesco se ha aplicado en el 77% de las sentencias analizadas. El agravante de género se ha aplicado solo en un 17% de las sentencias de la muestra y sólo a partir de la aprobación en la Ley Orgánica del Poder Judicial 7/2015. El 42% de las condenas analizadas desde la Ley 7/2015, han aplicado la prisión permanente revisable. La no aplicación de la perspectiva de Género en el análisis y enjuiciamiento de estos delitos no permite asociar, ni la peligrosidad previa del agresor, ni la vulnerabilidad de sus víctimas.

C. Otro estudio interesante publicado sobre violencia vicaria es «Violencia Vicaria y violencia de Género Institucional» de Sonia Vaccaro, publicado en 2023. Este estudio pone en manifiesto y evidencia que no puede existir la violencia vicaria sin el sostén de la violencia institucional, que mantiene y llega a favorecer que, en un individuo comprobadamente violento, se disocie su peligrosidad y se permita y considere que, en su rol de padre, pierda la cualidad de peligrosidad y por lo tanto, el riesgo preexistente. El análisis del concepto de violencia vicaria brinda una contribución significativa para comprender la violencia contra la mujer posterior a la separación y muestra una forma de maltrato infantil que deshumaniza y cosifica a los hijos para ser utilizados contra la madre.

Las principales conclusiones y recomendaciones que arroja este estudio son:

  1. La violencia vicaria es la forma más perversa de ejercer violencia de género sobre las mujeres que son madres por parte de un hombre violento. En la violencia vicaria el maltrato infantil ejercido por parte del agresor sobre las hijas y los hijos tendrá siempre como intención dañar a la madre, para seguir ejerciendo poder y control sobre ella.
  2. La amenaza es la primera señal d advertencia clara de la violencia vicaria. El 82% manifestaron haber recibido amenazas en relación a sus hijas o hijos. Una de ellas es que va impedir que vea a sus hijas o hijos. O cuando regresan con la madre, vienen en malas condiciones, ropa sucia o rota, con marcas de golpes a las que no da ninguna explicación a la madre (68%).
  3. La violencia vicaria ataca donde más les duele a las madres: en la relación materno-filial. En el 98 % de los casos, los agresores hablan mal de ellas como madres delante de las hijas o hijos y se inventan relatos acerca de que la madre no los quería cuando eran pequeños/as o antes de nacer. También genera disputas con la madre alienta la indisciplina hacia las normas puestas por ella (88%). La diana de la violencia vicaria es atacar el rol materno, desplazando a la madre para posicionar el rol paterno como preferente.
  4. La violencia vicaria se identifica se intensifica cuando la madre inicia la separación con el agresor. Como ya no pueden ejercer poder y control sobre ellas lo hacen a través de las hijas o hijos, utilizando al que más protege o considera más vulnerable para seguir haciéndole daño a la madre. En el momento que se establece un régimen de visitas, es cuando los agresores* empiezan a incumplir acuerdos que ellos mismos han puesto o medidas judiciales, siendo las más llamativas las relacionadas con cubrir necesidades de las hijas o hijos que requieren un coste económico (pago de pensiones alimenticias y gastos extraordinarios, como el dentista o gafas). De entre las madres entrevistadas, el 81% expresaron que los agresores no se hacen responsables de las obligaciones escolares, o interrumpen rutinas de sueño y alimentación (86%), o tratamientos médicos (72%) cuando las hijas o hijos están con él.
  5. Se verifica la hipótesis siguiente: el ejercicio de poder que se sustenta en toda violencia de género,se intensifica y se hace más evidente ejerciendo la Violencia Vicaria cuando él se siente en inferioridad de condiciones.
  6. Tener una estabilidad económica por parte de las madres, tiende a cronificar la judicialización como forma de Violencia Vicaria. Los datos reflejan que las posiciones económicas de las madres suele ser en su mayoría una economía solvente, con empleos estables y acordes a su cualificación profesional.
  7. Los procesos judiciales, termina empobreciendo a las madres. La violencia vicaria y la violencia de género empobrecen a las madres. Esto se produce principalmente a través de dos procesos: uno a través del impago de pensiones (el 57%), o pago de la parte correspondiente de vivienda (70%), y otro a través de la violencia de género Institucional que no actúa con la diligencia debida, y por la que se ven inmersas en procesos judiciales que se eternizan, para defender sus derechos como madres y las de sus hijas e hijos.
  8. La criminalización de las madres. Las madres son cuestionadas en su rol materno, tanto por el agresor, como por las instituciones. Son las que tienen que demostrar que son “buenas madres” y para ello necesitan aportar informes que así lo demuestren, o por el contrario que demuestre la violencia que ejercen los agresores sobre sus hijas e hijos con la intencionalidad de hacerles daño a ellas. A pesar de ser solicitados dichos informes en el ámbito público, (88.2 %), tienen que recurrir al ámbito de lo privado para obtenerlos. La mayoría de quienes no pudieron obtenerlos, por falta de autorización paterna.
  9. Un maltratador NO es buen padre. Con respecto a las características del agresor, es muy destacable que el 71% de las madres manifestaron, que ellos tienen un historial de comportamientos adictivos con y sin sustancias.
  10. La violencia vicaria se extrema manteniendo el régimen de visitas a maltratadores que, a su vez, quebrantan las medidas de alejamiento. Analizando y profundizando en la situación de violencia de género vivida por las madres, es necesario señalar que manifiestan que los agresores*, en su ejercicio de poder, se saltaron las medidas de alejamiento, y aún a pesar de ello, no se tuvo en consideración para valorar la suspensión del régimen de visitas y en su caso una retirada de custodia.
  11. Las instituciones no protegen lo suficiente. En relación con las denuncias por violencia de género que las madres interpusieron (58% de la muestra), es considerable que tan solo en un 12%, es decir tan sólo en 6 casos, se establecieron medidas de protección hacia las hijas y los hijos.
  12. Las instituciones y/o profesionales que intervienen carecen de formación especializada en la temática de violencia de género y/o violencia vicaria. En relación con las custodias de las hijas e hijos, los datos de la muestra, reflejan que cerca del 50 % no tienen la custodia exclusiva de sus hijas e hijos, y el 79% manifiesta que fueron retiradas de forma abrupta y sin planificación, y en la que el 39% fue por intervención de Servicios Sociales. Este último dato se asocia a la valoración que las madres hacen de la respuesta institucional de dicho servicio, siendo uno de los peores valorados, después de los Juzgados o instancias judiciales.
  13. Recomendación: necesidad de evaluar las respuestas institucionales de los diferentes servicios que intervengan en casos relacionados con la violencia de género y la violencia vicaria, para identificar las posibles mejoras tanto en la detección, la intervención como en la coordinación. Igualmente se estima como condición sine qua non una formación especializada en la materia. Por otro lado, se han de establecer protocolos de actuación y de coordinación interinstitucional que no redunden en la victimización secundaria de las madres y de sus hijas e hijos. Recomendamos que se tengan los instrumentos y profesionales con la especialización necesaria para escuchar los testimonios de las hijas e hijos que sufren la violencia vicaria.

D. Cabe mencionar también el estudio interno de la Asociación Nacional contra la Violencia Vicaria MAMI de 2021. Destacan la violencia vicaria como una forma de violencia psicológica. El estudio muestra los datos de violencia vicaria entre sus asociadas (un total de 142) con el objetivo de acercar y concienciar a la sociedad sobre este tipo de violencia. El estudio muestra además datos acerca de las formas de instrumentalización de los menores, la destrucción del vínculo materno-filial, y el papel de las instituciones sobre esta lacta social que es la violencia vicaria.

MAMI aporta en su estudio algunos datos interesantes sobre la violencia vicaria entre los casos analizados:

El perfil académico heterogéneo de las víctimas. A nivel de edad, las más afectadas son la franja 40-50 años. El 87% de las asociadas encuestadas son las que asumen la separación o divorcio e inicialmente un 68% obtiene custodia materna.

Aunque la mayoría de encuestadas sabían que ocurría algo con sus hijos-as, y eran capaces de detectar signos en la etapa de relación de violencia de género, el 98% no supo inicialmente dar nombre a la violencia vicaria.

Entre las secuelas de la violencia vicaria, las encuestas a las socias determinan un 56% de madres con trastorno ansioso-depresivo, un 20% con trastorno por estrés post-traumático, un 9% con depresión, un 8% con ansiedad y un 5% con otros trastornos. Entre las encuestadas, un 55% ha pedido terapia psicológica para sus hijos-as y no ha obtenido autorización paterna. Un 24% la ha obtenido a través de autorización judicial. Un 21% de las madres no ha pedido dicha autorización por miedo a que el agresor, al sentirse atacado, incrementara su manipulación.

Un 76% de las madres encuestadas ha recibido ataques verbales por parte de sus hijos-as, debido a la manipulación ejercida por el padre. Un 49% de las madres ha recibido agresiones físicas por parte de los hijos-as.

El 75% de las encuestas cree que el teléfono de ayuda 016 resulta poco útil o ineficaz. El 61% de las socias no cree eficaz el papel de los cuerpos de seguridad, sobre todo cuando se presentan denuncias por maltrato psicológico. Y el 50% de las asociadas encuestadas tampoco confía en el sistema judicial. Respecto a los puntos de encuentro familiar, el 79% de las asociadas los consideran revictimizantes y el 21% los tachan de servicios poco eficaces.

Desde MAMI a través de este informe se insta a todos los organismos competentes en violencia de género a articular mecanismos eficaces para la protección de las víctimas de violencia vicaria.

E. Es también destacable el estudio «Violencia institucional contra las madres y la infancia. Aplicación del falso síndrome de alienación parental en España«, publicado en 2022 por el Ministerio de Igualdad y elaborado por la Universidad Complutense de Madrid. Dicho estudio tiene como objetivo comprender las características y alcance de la aplicación del falso síndrome de alienación parental y la violencia que sufren las mujeres que, en su condición de madres, han tratado de proteger a sus hijas e hijos, en el contexto de procesos judiciales por violencia machista y, en concreto, por violencia de género y/o violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes.

En este informe se constata que no se están aplicando en todos los casos las disposiciones para la protección de mujeres y sus hijos-as. Al contrario, en los casos analizados se constata una falta de diligencia en la investigación de las distintas formas de violencia machista y contra los niños -as y en la actuación de los tribunales.

Así mismo, el informe constata que resultan un paso adelante los protocolos, leyes y guías que explícitamente rechazan la aplicación científica, pericial y judicial del falso SAP y la consideran violencia institucional.

Por último quiero destacar que en setiembre de 2023, se anuncia que un equipo de la Universidad de Jaén (UJA) ha elaborado un proyecto de investigación pionero en España sobre la violencia vicaria -la que busca hacer daño a la mujer a través de su hijos- y que analiza, entre otros aspectos la situación de los menores afectados. “Análisis de la violencia vicaria en la provincia de Jaén: propuesta de protocolo de evaluación del riesgo psicosocial y forense” es el título de este estudio. En él, se ha profundizado en cómo se utilizan a los hijos e hijas de manera instrumental para ir en contra de sus madres. Estaremos atentas a la publicación de dicha investigación para compartir sus resultados.

Abuso Sexual Infantil. El Consentimiento.

El Abuso Sexual Infantil (ASI) es una forma de abuso en la que una menor es usado como objeto sexual por un adulto. Es también definido como una forma de maltrato infantil consistente en llevar a cabo conductas sexuales con una menor de edad sirviéndose de una relación de desigualdad (edad, fuerza física, capacidad de amenaza, etc.).

Vamos a diferenciar pedofília y pederastia. Los pedófilos son aquellos que se sienten atraídos por menores de edad. Un pedófilo siente una atracción por infantes y/o adolescentes pero no tiene porqué llegar a desembocar en una acción concreta o consumación de dichos deseos. Por otro lado, un pederasta siente la misma atracción que el pederasta pero en este caso sí que desemboca en un abuso sexual.

Mientras que la pedofilia se define como una parafilia, un tipo de trastorno sexual caracterizado por fantasías recurrentes, la pederastia es, además de la parafilia, una práctica delictiva que provoca graves repercusiones en el desarrollo psicológico, social y sexual de la víctima. Por norma general, todos los pederastas son pedófilos pero no todos los pedófilos tienen porque ser pederastas.

Me formé en ASI con la entidad Ángel Blau y la formación fue tan provechosa como culpidora. Y esto último porque me di cuenta que fácilmente nuestras hijas e hijos, nuestros allegados o conocidos, cualquier menor, nunca está preservado del todo de sufrir Abuso Sexual Infantil. Por eso desde entonces doy charlas acerca de lo que aprendí sobre esta temática en colegios e institutos, de forma gratuita.

Más información sobre las charlas gratuitas en este enlace.

Uno de los libros que Ángel Blau recomendó en su formación sobre Abuso Sexual Infantil fue «El Consentimiento«, de Vanessa Springora. Atención mamás y papás de adolescentes: os recomiendo este libro sin ningún tipo de duda.

El término consentimiento se refiere a la voluntad, acorde entre las partes, de actuar de una determinada manera u otra en una situación concreta. Ahora bien, ¿todo el mundo está capacitado para consentir?

Vanessa Springora (París, 1972) es editora, escritora y cineasta. «El Consentimiento» es su primera novela, que está siendo traducida en veinte idiomas, ha obtenido el Gran Premio de las Lectoras de Elle y el Premio Jean-Jacques Rousseau y ha supuesto un fenómeno social y literario.

«Con trece años, Vanessa Springora conoce a Gabriel Matzneff, un apasionado escritor treinta y seis años mayor que ella, tras cuyo prestigio y carisma se esconde un depredador. Después de un meticuloso cortejo, la adolescente se entrega a él en cuerpo y alma, cegada por el amor e ignorante de que sus relaciones con menores llevan años nutriendo su producción literaria. Más de treinta años después de los hechos, Springora narra de forma lúcida y fulgurante esta historia de amor y perversión, y la ambigüedad de su propio consentimiento. Su maravillosa novela ha hecho, según el diari Le Monde, «arder Saint-Germain-des-Prés»: el caso Matzneff cuestiona a la intelectualidad francesa y a una sociedad obnubilada por el talento y la celebridad». (Extracto del libro de la propia autora).

Si has leído mi post hasta aquí estoy convencida de que no te queda ninguna duda, y aún más si tienes hijas adolescentes: el libro de Springora debería convertirse en un texto de cabecera para las madres y padres.

De la lectura de «El Consentimiento» yo me quedo con algunas ideas que sin duda van ayudar en mi labor de madre, en primer lugar, y en mi quehacer laboral en Psicología Experta, en segundo lugar. Además es un texto que invita a la propia reflexión personal y al crecimiento personal acerca del consentimiento en nuestras relaciones. Te comparto algunos de estos aprendizajes.

  • Las adolescentes son seres vulnerables. Están en una etapa de construcción de identidad, de ensayo-error y son fácilmente influenciables. Las creencias sobre el amor romántico pueden jugarles muy malas pasadas. Dice Springora: » la carencia de amor como una sed que se lo bebe todo, una sed de yonqui que no mira la calidad del producto que le suministran y se inyecta su dosis letal con la certeza de estar haciéndolo bien«. (…) «Un adolescente vulnerable siempre buscará el amor antes que la satisfacción sexual. Y a cambio de los gestos de cariño (o de la cantidad de dinero que necesita su familia) a los que aspira, aceptará convertirse en objeto de placer y renunciará durante mucho tiempo a ser sujeto, actor y dueño de su sexualidad«. Impacte, ¿verdad?
  • Nunca sabemos dónde se esconde un depredador sexual. Por muy cercano que sea el vínculo, tened todo el cuidado del mundo con conocidos e incluso con familiares. Dice Springora: «Lo que caracteriza a los depredadores sexuales en general, y a los delincuentes pedófilos en particular, es que niegan la gravedad de sus actos. Suelen presentarse como víctimas (seducidas por un niño o una mujer provocadora) o como benefactores (que solo han hecho el bien a su víctima)«.
  • El libro deja muy claros los mecanismos utilizados por el depredador sexual para someter en cuerpo y alma a la menor (manipulación, control psicológico, desposesión del yo), así como la complacencia o indiferencia de los familiares y del entorno cultural, etc. Advertencia: invierte como madre en hacer de tu hija adolescente una persona con espíritu crítico y con una sana autoestima que la ayude a identificar manipulación y control psicológico. Haz que se sienta en confianza de explicarte cual cosa que le desencaje o la haga sentir incómoda. Ayúdala a que tenga claro qué es lo que quiere para su vida y a que ponga límites. Y nunca dudes de su palabra, pues los efectos de caer en manos de un depredador sexual, perduraran aún en la vida adulta: depresión, rabia, ansiedad, culpa, incapacidad de asumir su papel de víctima y la final (o no) toma de conciencia y decisión (o no) de sacar a la luz y denunciar los hechos.
  • Una adolescente es un ser en crecimiento. Por muy cuidadosos que seamos, los adultos, en cualquier ámbito, van a tener cierto poder de persuasión e influencia sobre esa persona en construcción que es el adolescente. En ocasiones además existe el poder del adulto que piensa que está por encima del bien y del mal, incluso es capaz de acusar a la menor de lo que solo el es culpable. Y es que si además si la adolescente está vinculada a ese depredador por una relación de parentalidad, amistad o cualquier otro tipo de vínculo afectivo, la menor se va a creer a pies juntillas que esa es la verdad y que ella es la causante de las consecuencias. Se invertirán los papeles de víctima/verdugo con gran facilidad. Lo dice Springora: «Leer el volumen de su diario dedicado en buena medida a nuestra ruptura me provoca un ataque de ansiedad tremendo. (…) Su procedimiento de lavado de cerebro es maquiavélico. En el diario, transforma nuestra historia en una ficción perfecta. La del libertino reconvertido en santo, la del perverso curado…«.

«El Consentimiento» no és un libro agradable de leer, dada la temática, pero es un indispensable. Una historia cruda y real, que puede pasarle a cualquiera de nuestras hijas e hijos. Una campaña publicitaria del año 2022 de la Fundación Vicky Bernadet, que lucha contra el abuso sexual infantil, lo decía claro: «la probabilidad de que tu hijo tenga alergia al polen es del 15%; la probabilidad de que sufra abuso sexual infantil es del 20%«. Y es que en la prevención del ASI el primer paso es estar informado y no pensar en «esto a mí no va a ocurrirme». Sí, esto también puede pasarle a tus hijas.

¿Hablamos?

Identificar a un psicópata

Me canso de ver en Psicología Experta a personas inmersas en relaciones tóxicas con personas que son verdaderos psicópatas.

Te detallo a continuación algunas de las características esenciales que hacen posible la detección de un psicópata.

  • El psicópata suele ser un ser que demuestra una despreocupación absoluta por los derechos de otras personas y por la posible violación de los mismos.
    Con frecuencia es alguien con antecedentes de dificultades con la ley, delincuencia o peligrosidad social. A veces se libra de los problemas con la justicia «gracias» a su capacidad de manipulación, la mentira o la culpabilización a terceros de sus verdaderos actos.
  • En ocasiones, el psicópata no se adapta a las normas sociales en lo que se refiere
    a los comportamientos de carácter moral, legal o ético, o cree que está por encima la ley al considerar que tiene la verdad absoluta. Bajo este pretexto, el psicópata puede realizar actos que conllevan a la detención, el encarcelamiento y/o el castigo, entre ellos, mentiras, agresiones, robos y estafas.
  • Engaña siempre con mentiras repetidas, falsación de la realidad y que el psicópata mismo se cree.
  • El psicópata suele ser un ser impulsivo y con dificultades para planificar el futuro. Vive casi exclusivamente por y para el presente (su presente). Muchas veces se mueve por la voluntad de venganza, al ser un ser altamente rencoroso y envidioso.
  • El psicópata muestra irritabilidad y agresividad, manifestadas a través de violencia verbal, reacciones agresivas físicas o ataques repetidos. Parece que no puede quedarse quieto nunca en su sed de venganza..
  • Suele ser una persona imprudente con independencia de los niveles de seguridad física y psicológica de los demás.
  • Manifiesta de manera constante
    una actitud irresponsable y/o inmadura. El psicópata fracasa de forma reiterada en el mantenimiento de un comportamiento laboral constante y en el reconocimiento de sus obligaciones económicas. Muchas veces pierde el trabajo por ser rígido en su hacer, por mostrarse agresivo con jefes o subordinados o ser absentista. Ningún trabajo parece estar «a su altura».
  • Para el psicópata toda la responsabilidad está fuera. Él nunca es responsable de nada (locus de control externo, extrapunición). No muestra ningún tipo de remordimiento. El psicópata suele ser indiferente a las consecuencias que sus actos o engaños tienen para los demás. Nunca aprende de sus errores porque no los reconoce como propios. Es posible
    que etiquetarlo como antisocial
    sea un eufemismo notable.

Mi nuevo libro ya está a la venta.
«Personas Venenosas. Tu pareja es tóxica? Y tu ex también? El maltrato que perdura más allá de la relación de pareja».

Enlace de compra en Amazon:
https://amzn.to/3zDPJkc

☎️ Hablamos? +34 666051515
📨 hola@mariajoseguarinoblaya.com
🖥️www.mariajoseguarinoblaya.com
➡️https://linktr.ee/mariajose_guarino

Charlas gratuitas para escuelas, institutos y asociaciones

Psicología Experta organiza charlas gratuitas en las escuelas con el objetivo de sensibilizar al alumnado y/o a sus familias sobre:

  • Las relaciones tóxicas y abusivas.
  • La dependencia emocional.
  • El abuso sexual infantil.
  • La violencia de género, la violencia intrafamiliar, el maltrato psicológico.
  • Las dificultades de autoestima en adolescentes y jóvenes.
  • El Bullying, ciberbullying, sexting o manejo de las redes sociales.
  • El acompañamiento parental a adolescentes y jóvenes desde la inteligencia emocional y la parentalidad positiva.
  • Las principales psicopatologías en población infantil-juvenil.

Las charlas son dinámicas, amenas y participativas. El fin es dar herramientas y habilidades a los alumnos, o a sus padres y madres, para crear un ambiente nutritivo para que el adolescente – joven libere su potencial al máximo desde el acompañamiento respetuoso. Tienen una duración de 1 hora y están basadas en mi método psicológico-educativo a partir de la metodología del Coaching especializado. Algunas de las herramientas son: dar reconocimiento, estar presente, gestionar las emociones, hacer preguntas abiertas para que el joven no se ponga a la defensiva, y tomar consciencia de las toxicidades de la relación y la comunicación, entre otras.

En la era actual de internet y redes sociales, educar con premios y castigos ya no funciona. Imponer la autoridad no promueve la confianza. La solución no es la sobreprotección, ya que los jóvenes no consiguen hacerse cargo de sus responsabilidades, ni madurar. ¡Pero no les dejes solos cuando más te necesitan! El acompañamiento respetuoso a nuestros hijos es fundamental para alcanzar sus metas y propósitos.

¡Infórmate ya!

Señales de alarma del maltrato por parte de tu ex pareja

Las señales de alarma del maltrato son aquellas alertas visibles o externas, y/o internas (las que sientes en ti misma), que son importantes que tengas en cuenta por ser dañinas y porque, además, a mayor aparición de las mismas, más probable es que estés sufriendo un maltrato psicológico por parte de tu ex, a través o no, de los hijos en común.

Cabe decir que muchas de las alertas que vas a poder leer a continuación son también aplicables al contexto de una relación de pareja tóxica u otras relaciones interpersonales con personas que se consideran venenosas porque aportan negatividad, malestar y abuso a nuestras vidas.

+ ALERTAS TEMPRANAS

El tóxico se hace la víctima: habla frecuentemente de cuánto echa de menos los niños, la vida familiar, el vacío que siente cuando sus hijos vuelven contigo a casa…

El tóxico-venenoso te culpa de pasar poco tiempo con sus hijos, de haberle “robado” el afecto de los niños, la custodia, de pasar pocos momentos con ellos por las circunstancias que sólo tú has generado con la separación…

El tóxico-venenoso te compara con otras personas para idealizarte o para devaluarte, incluso para dar celos.

El tóxico te recuerda cada vez que tiene ocasión los errores que tú has cometido. Incluso se inventa los errores.

El tóxico te habla con prepotencia, altivez y/o desprecio.

+ ALERTAS TARDÍAS

El tóxico-venenoso manipula las situaciones para hacerte quedar mal ante los ojos de los hijos o de terceros.

El tóxico-venenoso te insulta y amenaza delante de los hijos en común u otras personas. Incluso con actitudes de “es broma”, él te ridiculiza de forma condescendiente o se burla de forma encubierta.

Tú dejas de hacer cosas que deseas hacer para que el tóxico-venenoso no se enfade, o haces cosas que no deseas realmente por el mismo motivo: evitar el conflicto.

El tóxico-venenoso en alguna ocasión te ha amenazado con quitarte a tus hijos, hacerles daño a ellos o hacerte daño a ti. Y/o te dice que va a arruinarte, hundirte, ganar las batallas judiciales o dejarte en evidencia delante de terceros para que pierdas a tus hijos.

Tú experimentas sensaciones negativas, malestar físico, cansancio, estrés, tienes peleas repentinas con terceros, sientes que rindes mal en tu trabajo, sufres de apatía e indecisión, comes mal o has experimentado cambios en tus patrones de sueño. Incluso puede que hayas desarrollado algún tipo de adicción (pastillas, alcohol…). Te sientes débil, incapaz, culpable y/o inferior al tóxico-venenoso.

Puedes leer la lista ampliada de ALERTAS en mi nuevo libro. PERSONAS VENENOSAS: ¿Tu pareja es tóxica? ¿Y tu ex, también? El maltrato que perdura más allá de la relación de pareja. https://amzn.eu/d/j8Ghb0G

Ante estas situaciones (ya sean alertas tempranas o tardías), no caben más opciones: hay que buscar ayuda. Siempre.

¿Deseas tener un amor sano?

El amor sano en una relación de pareja, según el filósofo y psicólogo alemán Erich Fromm, debe tener en cuenta las ideas que a continuación te comparto (extraído del libro «El arte de amar», de Fromm).

1. El amor requiere conocer a la otra persona, requiere tiempo, requiere reconocer los defectos del ser amado, requiere ver lo bueno y lo malo de la relación.

2. Muchas personas son adictas a estar enamoradas. Terminan sus relaciones cuando la magia de haber conocido a alguien nuevo desaparece.

3. El amor sano no es ciego. Cuando amas a alguien puedes ver sus defectos y los aceptas, puedes ver sus fallos y quieres ayudarle a superarlos. Al mismo tiempo, la otra persona ve tus defectos y los entiende.

4. El amor sano está basado en la realidad. No en un cuento de hadas.

5. Encontraste a una persona maravillosa, pero no es perfecta ni tú tampoco.

6. Amar es poner en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona y después amarla. El amor es una decisión consciente.

7. Muchas veces oímos de personas que dicen que aman a alguien y que no pueden evitarlo. Qué se supone que es…, ¿una cuestión de suerte? ¿Es una cuestión de magia? ¿Se supone que alguien más tiene poder sobre nosotros?

8. De ninguna manera. Puedes sentir una gran admiración por alguien, puedes desear tener una relación con alguien, puedes estar muy agradecido por lo que alguien ha hecho por ti, pero… no le amas.

9. El amor nace de la convivencia, de compartir, de dar y recibir, de intereses mutuos, de sueños compartidos. Tú no puedes amar a alguien que no te ama, o que no se interesa en ti. El amor verdadero es recíproco.

10. Recibes tanto como das. La conclusión, que no deberíamos olvidar jamás, es la siguiente: no puedes amar a alguien que no te ama.

Recogido por Silvia Congost en «Amor a Adicción» del autor: Erich Fromm, «El arte de amar».

Si quieres saber más acerca de las relaciones sanas y relaciones tóxicas, no te pierdas mi nuevo libro. De venta en Amazon. PERSONAS VENENOSAS: ¿Tu pareja es tóxica? ¿Y tu ex pareja, también? El maltrato que perdura más allá de la relación de pareja. https://amzn.eu/d/j8Ghb0G

Personas Tóxicas que hacen que te sientas mal

¿Reconoces a los sociópatas, psicópatas y narcisistas?

Es una realidad que existen individuos que no quieren a nadie. Ya sean parejas o ex-parejas: son igual de malignos. Yo dentro de este grupo de personajes tóxicos y venenosos incluyo a tres categorías de personas: los sociópatas, los psicópatas y los narcisistas.

Los sociópatas son personas que tienen una patología psicológica o sociopatía que provoca conductas antisociales, impulsivas y de comportamiento hostil. Una pareja o ex-pareja sociópata va a carecer de toda empatía hacia la otra persona: son personas egocéntricas, no atienden a normas sociales y suelen ser expertas en simular sentimientos y situaciones con el fin de manipular. Para ello, pueden mostrarse encantadores a veces, aunque son poco confiables. Los sociópatas muchas veces son emocionalmente inestables y muy impulsivos, de manera que es fácil que se vean inmersos en situaciones violentas o agresivas. Además, carecen totalmente de sentimientos de arrepentimiento, vergüenza y no sienten culpa.

Sociópata y psicópata no son lo mismo, aunque las personas que padecen estas patologías comparten algunas características. Entre estos rasgos iguales o similares, están: ambas parecen ser personas totalmente normales, incluso encantadoras, dotadas de gran inteligencia, si bien con tendencia a mentir y manipular a otras personas. Además, tanto los sociópatas cómo los psicópatas carecen de empatía, no se sienten culpables de sus actos y su tendencia es causar daño a los demás. Ahora bien, el sociópata suele ser una persona más impulsiva y a quién le cuesta contenerse, por lo que muchas veces se ve inmerso en actos violentos o agresivos. En cambio, los psicópatas suelen ser más cuidadosos, fríos y calculadores en sus acciones.

Los narcisistas son seres carentes de aprecio hacia los demás y son auténticamente deleznables. Estas personas sólo esperan tu atención y elogios constantes y no son capaces de tener en cuenta para nada tus necesidades ni sentimientos. Por mucho que hagas o no hagas, digas o no digas, nunca están satisfechos. Simplemente por una cosa: te envidian y creen estar por encima de ti. El inconfundible sentimiento de superioridad del narcisista y la marcada tendencia a vivir en un mundo dónde todo es blanco o negro, lleva a hacer creer a los demás que nunca van a estar a su alcance.

Recuérdalo: los sociópatas, los psicópatas y los narcisistas son súper tóxicos-venenosos para ti.

Si quieres saber más acerca de los sociópatas, los psicópatas y los narcisistas, y de cómo huir de su veneno, adquiere mi nuevo libro. Te dejo el enlace de venta en Amazon.

PERSONAS VENENOSAS: ¿Tu pareja es tóxica? ¿Y tu ex, también? https://amzn.eu/d/j8Ghb0G